No es nada nuevo si os decimos que un vino en una buena copa sensorialmente hablando, parece ganar en aroma y sabor, o que un Gin Tonic bien preparado pasa por estar servido en la copa adecuada .

Y es que cualquier experiencia sensorial es acrecentada positivamente acompañada de los utensilios optimizados para tal fin. Junto a los sentidos del gusto, olfato y tacto, muy importante es recrear el de la vista. Cuántas veces hemos oído la expresión “comemos por los ojos”.

Pero si además un buen diseño lleva detrás el fin de lo práctico y sencillo, se cierra el círculo. Este es el caso de la empresa Elaia Zait, que ha decidido revolucionar el mundo de los utensilios dedicados a la cata de AOVE.  Daniel Millán, uno de los creadores de está idea ha accedido a realizar una entrevista.

 

¿Cómo nace la idea de esta empresa?

Hace ya varios años, por una necesidad puntual, nos dimos cuenta que, a diferencia de otros grandes productos como el vino, el café, el té, la mantequilla, al ginebra y muchos más, el aceite de oliva, apenas tenía utensilios para su degustación y uso como producto gastronómico.

Para ello, el profesor Gaforio, al frente del equipo de la universidad, planteó una serie de jornadas de investigación e innovación. En ellas de dio cabida cabida a gran parte del sector del aceite de oliva entre los que se contaban productores, catadores e instituciones de referencia.

En resumen, las conclusiones fueron las siguientes. Primero, se concluyó la existencia de la necesidad de estos utensilios. En el sector al no encontrar útiles adecuados al producto, acudían a otros como, por ejemplo el vino.

Y, en segundo y último lugar, intentamos determinar qué es lo que se necesitaba. Todo ello, nos llevó a la conclusión de la necesidad de crear inicialmente elementos muy icónicos como son los vasos de cata y el plato de degustación.

En ese momento, el equipo del profesor Gaforio se puso manos a la obra para diseñar unos utensilios pensados por y para el aceite de oliva.

Un trabajo que ha dado lugar a la copa y el vaso de cata, la tapa para estos, el vaso chupito de aceite para experimentar la degustación del AOVE en frío y el plato de degustación de aceite de oliva.

Todos estos elementos fueron presentados al mercado el pasado 25 de octubre en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

¿Elaia Zait? Hablarnos de este nombre.

El nombre fue uno de los elementos que más trabajamos con el equipo de marketing. Nuestra empresa se fundamenta en la innovación, la creatividad y el diseño, por ello, queríamos que la marca evocara al nombre de una persona. Queríamos transmitir que detrás de nuestra empresa había personas. Por ello, queríamos un nombre que diera la sensación de una persona detrás de ella. Esto nos hizo que nos decidiéramos por Elaia Zait. Elaia, es un nombre vasco, pero sobre todo la escogimos porque Elaia viene del griego antiguo y significa oliva y, Zait, era la palabra hebrea que significa aceite.

 

¿Recibisteis apoyo y/o asesoramiento de catadores profesionales de AOVE a la hora de diseñar vuestros productos?

Desde el principio, teníamos claro que esto no lo podíamos desarrollar nosotros solos. Por eso, incluimos desde el principio a grandes del sector y contamos con al UJA para llevarlo a cabo. En el equipo del profesor Gaforio había también ingenieros y diseñadores para elaborar los mismos. Pero, éramos conscientes que también teníamos que contar con catadores. Por ello, participaron en el proceso, catadoras de prestigio internacional, como son Brígida Jiménez y Anunciación Carpio. Esta última fue la responsable de dar el visto bueno a los diseños finales después de probar los prototipos hasta tener los definitivos.

¿Cómo es el proceso de fabricación de vuestros productos PARA CATA DE AOVE?

Esta es una de las mayores complicaciones que hemos tenido en todo el proceso Al ser piezas únicas, lo primero que tuvimos que llevar a cabo, es la protección legal del diseño de los elementos. Posteriormente, teníamos que encontrar fabricantes que fueran capaces de realizarlos. Y, finalmente, hemos tenido que vigilar con mucho cuidado la fabricación. Todos ellos han necesitado moldes especiales y unas tiradas mínimas de producción.

Pero, una de las complicaciones mayores que hemos tenido es que, en España, apenas queda industria de la cerámica y del vidrio, con lo que hemos tenido que ir a otros países de la Unión Europea para poder fabricarlos.

 

Copas elaiazait

 

Hablarnos un poco de cada producto y para que se utiliza.

Después de todo este trabajo con la Universidad, determinamos que debíamos comenzar con cinco elementos. Por todo ello creamos:

· La copa y el vaso de cata de aceite de oliva. Se decidió que no había un utensilio que permitiera al consumidor apreciar su color, sus olor y su sabor. Veíamos que, principalmente, se buscaba otros vasos de productos como el vino para poder hacerlo. Por todo ello creamos esta copa y este vaso para la cata degustación del aove. Son prácticamente iguales. La diferencia es que la copa está pensada para ocasiones especiales. El vaso, sin embargo, busca la comodidad del que pretende catar el aceite. No obstante, ambos utensilios nos permiten ver el color del aceite, que para el consumidor es importante. Olerlo y probarlo, con la innovación que se puede probar y oler al mismo tiempo.

· Junto a la copa y el vaso, encontramos la tapa. Fundamentalmente, su función es concentrar los volátiles para conservarlos en ambos elementos y poder oler con más intensidad.

· El vaso chupito de aceite de oliva. Toda una sorpresa que el profesor Gaforio nos descubrió y que nos permite probar el aceite de oliva en frío y, es cuando lo probamos, cuando explota en la boca, aportándonos unos matices diferentes con los que poder apreciar los aoves.

· El plato de degustación de aceite de oliva. El no poder encontrarnos apenas nada, nos llamó muchísimo la atención.  Y esto nos sorprendió. Fue una de las grandes demandas de consumidores y restauradores.  Y, además, se ha medido cuidadosamente la capacidad de aceite de oliva, que es la óptima para una buena degustación y permite dosificar estos productos ten la restauración que era una de las grandes demandas de los restauradores.

¿A qué público van dirigidos?

Tenemos dos grandes públicos a los que van dirigidos nuestros productos. Uno es el consumidor final y, otro, el profesional. Nuestro objetivo es el desarrollo de líneas diferenciadas entre utensilios domésticos y de uso de profesionales. No obstante, como prácticamente no había nada, estos primeros utensilios van para todo el público.

 

¿Pensáis exportar la idea fuera de nuestras fronteras?

Sin duda. Este es uno de los grandes retos que tenemos. Somos conscientes que, a diferencia de productos más masivos como el vino, el aceite de oliva premium tiene un mercado más limitado. Es por ello que debemos dirigirnos a nuestro target a nivel global.  España es el gran mercado de consumo del aceite de oliva, pero nos sorprenderíamos como otros mercados como UK, USA, Japón y muchos más, son demandantes de la más alta calidad de estos aceites. Nosotros damos respuesta a la necesidad que hay al degustar este producto.

Estamos muy contentos porque están siendo estos mismos productores nuestros grandes embajadores. Ya podemos decir que nuestros utensilios han viajado a Francia, Italia, Polonia o Japón.

 


Catando con ElaiaZait

 

¿Opináis que un buen diseño aumenta la relevancia de un producto?¿Y/o la experiencia sensorial?

Nosotros somos unos convencidos del diseño, pues es una de nuestros signos de identidad. No tenemos dudas al respecto, hace más atractivo al producto. Pero, curiosamente, cuando nos preguntan por el diseño en los utensilios, contestamos que nunca pensamos en él hasta el final. Queríamos un producto pensados por y para el aceite y este fue el resultado. Aunque claro, viendo el resultado, y gracias al gran trabajo del equipo de la Universidad, no tuvimos que hacer ningún retoque en el diseño, pues, desde el principio, nos enamoramos de todos ellos.

Otra cuestión, es la que planteas, en el sentido de diseño ergonómico. Sin duda mejora la experiencia. A nosotros nos encanta jugar con los utensilios y proponer a las personas que nunca han probado los utensilios a que se atrevan a usarlos. La mayoría no sabe cómo hacerlo, pero cuando lo logra, entiende todo el sentido de sus formas y diseño. Esto hace que la experiencia de catar el aceite, no solo sea placentera a los sentidos, sino también didáctica y lúdica.

 

¿Sois de los que creéis que en el mundo del aceite de oliva virgen extra aún hay mucho por hacer?

Si no lo creyéramos, ni siquiera hubiéramos empezado, al menos, en la parte que nos toca. El problema, y digo problema porque lo es, es que no hay nadie más. Y, esto, nos obliga a abrir un campo nuevo desde el inicio, con todo el esfuerzo e inversión que requiere. Para que nos hagamos una idea, hemos empezado este mundo que queremos crear por las piezas más icónicas pues no existía casi nada. Ahora, pretendemos seguir con otras más comerciales, con menos relevancia mediática, pero sin duda, muy funcionales y prácticas. Es increíble cómo puede volar la imaginación cuando piensas en este nuevo mundo por crear. De hecho, a cada instante, recibimos ideas de gente de nuestro entorno. Hemos conseguido que el consumidor abra los ojos y vea las necesidades que se plantean al usar y degustar este producto.

 

Si se puede saber, ¿Tenéis preparadas nuevas ideas en la recamara?

Bueno, como diría aquel, esto es secreto de sumario. Sí podemos adelantar es que la nueva línea de menaje contará con la colaboración de algún cocinero con estrella Michelin. y, hasta ahí puedo contar. Ya tenemos preparada la nueva fase de innovación y esperamos ponernos a trabajar en breve, con un montón de nuevos productos a desarrollar. En la próxima feria de Expoliva vamos a lanzar un nuevo producto que esperamos no deje indiferente a nadie.

 

 

 

¿Y TÚ?

¿CONOCÍAS ELAIA ZAIT?