Cada bocado un placer, sustitutivo de yo qué sé cuántas cosas, homenaje a los sentidos y pecado inevitable, garantía de éxito en su uso culinario y además sano, muy sano. Ahora imaginaros su unión y combinación con nuestro querido AOVE, imparables, invencibles. Hoy os vamos a hablar sobre este maravillosa pareja, aceite de oliva virgen extra y chocolate.

Como el producto principal  y protagonista de todos nuestros artículos es el AOVE, hoy queremos empezar a hablaros primero del otro producto estrella, el chocolate.

Primero y por hacer un poco de historia, os diremos que el chocolate es llamado así por provenir de la palabra náhuatl  xocolātl (agua amarga), este es el producto resultante de procesar el fruto del árbol del Cacao. Los Mayas cultivaban el Cacao desde hace siglos, hasta que llevaron su cultivo a la península del Yucatán. Por entonces, además de consumirse el chocolate como alimento, las semillas de cacao servían como moneda de esta civilización. De los Mayas, el cultivo del cacao y elaboración del chocolate pasó al pueblo azteca, quien lo integra en su cultura.

 

Semillas de cacao

 

Tras la conquista de México por los españoles capitaneados por el extremeño Hernán Cortés, este llego contar en sus cartas a Carlos V , que una sola za de este brebaje en la mañana, aportaba a cada soldado la energía necesaria para mantenerse en marcha un día completo. Con esta conquista, el  chocolate comienza a llegar a Europa, en un principio comercializado por España que endulzará la receta original con azúcar de caña y canela, y más tarde por el resto de los países Europeos.

 ¿Cómo se obtiene el chocolate?

El chocolate era consumido originalmente por los pueblos precolombinos en su forma líquida. Al llegar a Europa y para mayor aceptación entre el publico, fue necesario desprender el sabor amargo del chocolate en estado puro, y para ello se comenzó a elaborar utilizando la mezcla con azúcar. Actualmente y atendiendo al Código Alimentario Español,  se considera chocolate al producto elaborado, resultado de la mezcla homogénea de cacao en polvo o pasta de cacao con azúcar pulverizada,  aceptándose también que se añada manteca de cacao.

La condición sin sí o sí para considerarse chocolate, es el contenido mínimo en derivados directos del cacao, que a de ser como poco de un 35%.

 

¿Tipos de chocolate?

Los tipo más comunes de chocolate y que podemos encontrar con facilidad en los mercados son:

  • Chocolate Negro: El más puro de los chocolates en lo que a cantidad de cacao se refiere. Normalmente parte de un mínimo de
  • Chocolate con leche: Fueron los suizos los que comenzaron a añadir leche a los derivados del cacao, siendo quizá hoy en día el más extendido.
  • Chocolate Blanco: No contiene ni pasta ni polvo de cacao, su sabor lo toma del contenido en manteca de cacao. Además contiene derivados lácteos y edulcorantes.

A pesar de estar considerado un alimento muy calórico, consumido de forma moderada y con mesura, el chocolate puede llegar a ser un gran aliado para nuestra salud , por la gran cantidad de componentes beneficiosos para la salud que contiene, además de ser uno de los productos con más juego en la cocina en general y en la repostería en particular.

PROPIEDADES DEL CHOCOLATE BENEFICIOSAS PARA LA SALUD

  • Aumenta el colesterol bueno.
  • Previene enfermedades cardiovasculares, gracias a su contenido en polifenoles como la  Epicatequina.
  • Es un gran antioxidante natural, por lo que combate los radicales libres y previene el envejecimiento.
  • Ayuda a elevar de ánimo, elevando el nivel de endorfinas, además de reducir el estrés actuando contra la hormona Cortisol. Además contiene cafeína estimula el metabolismo. 
  • Disminuye la presión arterial, incrementando la elasticidad de las paredes arteriales.
  • Si hablamos de belleza, el chocolate tiene acción fotoprotectora, ayuda a reducir la perdida de agua y generar colágeno, sus antioxidantes retrasan la aparición de arrugas.

 

Entonces ¿Qué beneficio nos aporta la unión de AOVE y chocolate?

Como hemos comentado con anterioridad, el chocolate es un producto con un gran aporte calórico al igual que el AOVE, por tanto el consumo de su combinación ha de ser también moderado

Hemos podido comprobar son múltiples los beneficios para la salud que tiene el consumo de chocolate, si ahora sumamos los beneficios del consumo de AOVE, tendremos que algunos se multiplicarán y otros se sumarán, como es el caso del oleocanthal.

Pero es en el uso culinario de esta combinación en donde encontramos el mayor juego que puede llegar a dar este sano matrimonio. El maridaje es perfecto y la experiencia sensorial única. Existen multitud de recetas, partiendo de la básica pero compleja en matices mezcla de chocolate con un chorro del mejor AOVE, hasta los más elaborados platos. Os queremos dejar en este artículo, algunos de las recetas más conocidss, que combinan los do productos y aúnan todas sus propiedades.

 

  •  Helado de chocolate con AOVE y flor de sal. De esta receta ya os hemos hablado otras ocasiones  tanto por lo fácil que es de elaborar, omo por lo sorprendente que puede llegar a ser para nuestros comensales. También puede añadirse esencia de algún cítrico como el limón, la naranja o el  pomelo. La explosión de sabores, dulces, cítricos y salados es una auténtica fiesta que nadie espera.

 

Helado con AOVE aromatizado al limón

 

  • Otra receta fácil y muy sana tanto para nosotros, pero sobre todo para lo pequeños de casa, es la elaboración de una crema de chocolate con avellanas parecida a las famosas “No..illa” y “Nute..a” . Para esta receta basta con con mezclar en la batidora, 100 grs de avellanas tostadas, 50 grs de AOVE, 30 grs de cacao (por ejemplo colacao) , 40 grs de azúcar morena y si se desea un poco de esencia de vainilla. Unir todos los ingredientes batiendo o removiendo y meter el resultado a la nevera.

 

  • Cookies de chocolate con AOVE , Revisión de las famosas galletas americanas , elaboradas de una manera mucho más sana. Receta en la que basta con sustituir la mantequilla de la receta original por nuestro maravilloso oro líquido. Con ingredientes tan fáciles de encontrar como 150 g de harin, 1 huevo tamaño L, 60 mL de AOV, 50 g de azúcar moreno, 1 cucharadita de levadura y Chips de chocolate negro o una tableta troceada. Podemos ver la receta al completo en la web de nuestras amigas blogueras de AOVE SOUR & HOT .

Algunos ejemplos más:

  • Mousse de chocolate, AOVE y naranja.Receta
  • Trufas de aceite de oliva virgen extra y chocolate.Receta
  • Tapones de chocolate, jengibre y caviar de aove.Receta
  • Turrón de almendras, chocolate y AOVE. Receta

 

Estos son algunos de los ejemplos de combinación culinaria que podemos encontrar por la web, pero hay cientos y cientos de recetas en la que podemos encontrar esta simbiosis, esto no hace más que reforzar la idea de que son dos productos que se llevan perfectamente en la cocina y que su combinación potencia la unión de ambos. A que estas esperando para animarte a realizar alguna de estas sencillas recetas.


¿Y TÚ?

¿HAS PROBADO ALGUNA VEZ EL AOVE CON CHOCOLATE?