Y es que este pequeño porcentaje marca la diferencia. La parte insaponificable engrandece la calidad los aceites de oliva virgen y virgen extra a la del resto de categorías. Vamos a intentar explicaros de una forma sencilla, lo que significa esto y porque hace un aceite más saludable.

Los aceites de oliva virgenes, se dividen por su composición en dos partes claramente diferenciadas:

 

  • Parte saponificable:

    Supone la parte mayoritaria de la composición con un 98% de la misma. Es llamada así debido a que contiene ácidos grasos en su estructura que producen reacciones de saponificación, es decir que unido a un álcali y agua es capaz de convertirse en jabón.

 

 

  • Parte Insaponificable:

    Se trata de la parte minoritaria con un 2%. Además esta parte no puede ser convertida en jabón al carecer de ácidos grasos en su estructura.

 

 Parte Saponificable

La parte saponificable está formada por ácidos grasos, todos beneficiosos para la salud, entre ellos: Oleico, linolénico y linoléico. Son los ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, los que hacen que esta parte de la composición del AOV/E sea también muy beneficiosa para la salud. Este tipo de grasas son beneficiosas para el corazón, el alzheimer y algunos tipos de tumores.

Podemos comparar la cantidad de estos tipos de ácidos grasos que hay en un aceite virgen de oliva y en uno de semillas como es el caso del aceite de girasol.

 

 

Acidos grasos

 

 

Estos ácidos tienen un efecto beneficioso para la salud, y actúan sobre el organismo de diferente manera.

Ácidos grasos beneficiosos para la salud:

  • Oleico: Es un ácido graso monoinsaturado de la serie Omega 9 , que ejerce una acción beneficiosa sobre los vasos sanguíneos reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 Linoléico: El ácido linoleico es un ácido graso esencial de la serie omega 6, es decir, el organismo no puede crearlo y tiene que ser adquirido a través de la dieta. Disminuye la presión arterial, reduce el colesterol y los trastornos nerviosos.

 Linolénico: Es un ácido graso que pertenece al grupo de las grasas omega 3, ayuda a reducir el colesterol y las grasas perjudiciales, además de subir las defensas.

Pues si como hemos visto hasta ahora el 98% del AOVE está formado por unas grasas que aportan múltiples beneficios para la salud, el 2% restante es en si mismo prácticamente un medicamento. Esta parte del AOVE está formada por los siguientes compuestos.

 

Parte Insaponificable

 

Los Terpenos y Esteroles participan en la excreción del colesterol. Los Carotenos y Tocoferoles son grandes antioxidantes. Las clorofilas aceleran la cicatrización. Además de estos elemento encontramos también el oleocanthal del cual ya os hablamos hace algún tiempo. Se trata de un antiinflamatorio natural cuya acción se considera similar al ibuprofeno.

 

¿Y TÚ?

 ¿CONOCÍAS QUÉ COMPUESTOS FORMAN EL AOVE?