Seguramente te habrás preguntado una y mil veces como sacan el hueso de la aceituna, nosotros por lo menos llevamos planteandonos desde niños. Lo de meter la anchoa en la aceituna ya ni os contamos. Pero lo que realmente no entendemos es como hemos pospuesto hasta ahora para conocer el proceso. Son estas cosas que vas dejando, y cuando casi te saludan ya 40 primaveras decides aclarar de una vez.

Después de documentarnos y preguntar a diferentes profesionales del mundo de la aceituna de mesa, hemos llegado a la conclusión de que deshuesar una aceituna no es una tarea sencilla a priori, ya que como habrás podido comprobar en muchas ocasiones, la pulpa está bien pegada al hueso y desprenderla de este no es un trabajo banal. Para ello, ya desde hace muchos años atrás, este proceso este proceso se ha venido realizando con la ayuda de algún útil o herramienta dedicada a tal fin.

Por ejemplo, en muchas fábricas se utilizaba una especie de taladros manuales, que por la fuerza ejercida al presionar una palanca, un punzón se desplazaba a través de la aceituna, perforando el fruto a su paso. Este proceso era más o menos rápido y lo más eficiente que existía por entonces con carácter industrial.

Pero también han existido y existen mecanismos y herramientas mucho más sencillas y de menos carácter productivo para sacar el hueso de la aceituna. Eso sí, son manuales. Por ejemplo unos útiles con forma de tenaza y que funcionan como una de ellas. Se coloca el fruto en el extremo no punzante y mediante la fuerza ejercida con la mano se realiza la perforación por la que se extraerá el fruto. Este tipo de herramienta suele estar destinado a usos más caseros.

 

 

Y llegamos por último al método más empleado hoy en día, capaz de deshuesar más de 900 aceitunas por minuto. Se trata de una máquina compleja, la cual debe ser alimentada para cada tanda de trabajo, por aceitunas de un calibre similar, una vez en el tambor giratorio por un sistema de perforación y vaciado, las aceitunas quedan deshuesadas. Os dejamos un video para que podáis contemplar como es este proceso.

 

Bueno… aclarado por fin, al final era sencillo, o no, según se quiera ver. En cuanto al relleno con anchoas, deciros que es más sencillo de lo que a primera vista pueda parecer, pues no se trata de rellenar las aceitunas con este pescado, sino con una pasta que las contiene además de aromas y saborizantes, por lo que con una máquina que dispense la misma cantidad de pasta por aceituna, este proceso es sencillo de realizar.

Y TÚ

¿SABÍAS ESTO?

¿O TE LO LLEVAS PREGUNTANDO TODA LA VIDA? 

 

Primera Foto:

Mujeres en fábrica de Arahal(Sevilla) con permiso del blog “De un olivo a otro”