En una de nuestras visitas al Norte de Extremadura, nos hablaron de este curioso y bello lugar al otro lado de la frontera. Se trata de la aldea portuguesa de Idanha-a-Velha.

Este pequeño (79 habitantes) pero maravilloso lugar, encierra entre sus murallas un gran patrimonio cultural. Destaca un castillo  fundado por el maestre del Temple Gualdim Pais y una catedral visigoda, única en la península ibérica. Además, podremos visitar el Museo Epigráfico, que alberga multitud de inscripciones antiguas realizadas en piedra y recuperadas en las inmediaciones.

Paseando por sus calles  con el silencio como compañero, uno parece transportarse a otras épocas ante tal escenario. Pero Idanha-a-Velha no solamente encierra este importante conjunto histórico, además guarda un gran tesoro para los oleoaficionados como nosotros.

Ubicado en pleno centro histórico se encuentra un antiguo molino de aceite, cuya  restauración y musealización no lo ha hecho perder ni una pizca de su encanto, muy al contrario, es como estrenarlo en su tiempo y contexto. Su construcción está datada probablemente a finales del siglo XIX, aunque se cree que en ese mismo lugar existía ya uno más antiguo.

El molino estuvo en funcionamiento hasta el año 1959. Actualmente acoge también la oficina de turismo, en la cual podemos encontrar información no solo del municipio si no también de la comarca.

 

Molino_de_Empiedro

 

¿Cómo es el Lagar de Idanha-a-Velha?

 

El Lagar de planta rectangular está formado por tres salas principales y comunicadas entre ellas. En la primera, nada más acceder al complejo, encontramos un molino de empiedro formado por tres muelas unidas por un ingenio central. Se trata de un molino de sangre, denominado así por necesitar la energía de un ser vivo para poder funcionar, normalmente bueyes o mulas. En esta misma sala se encuentran los trojes donde se almacenaba la aceituna que iba a ser molturada.

En la habitación contigua se encuentra las sala de prensado que cuenta con dos impresionantes prensas de vara, que llaman la atención por su tamaño, pero sobre todo porque estos majestuosos troncos conservan las raíces. Es la primera vez que en nuestros viajes por las almazaras de la península, vemos algo así.

 

prensa de vara

 

En el centro de las prensas se ubica la caldera, que tenía como fin calentar el agua que serviría como ayudante para una mayor extracción de aceite durante el prensado.

 

Prensa de Varas 2

 

Esta caldera era alimentada por el agua de un pozo que se encuentra en lo que actualmente es el museo epigráfico.

 

pozo

 

Tanto el aceite como las las aguas vegetales eran conducidas por canales, desde esta habitación a los diferentes pocillos destinados para almacenar estos productos. En el lagar también podemos encontrar muchos utensilios relacionados con el mundo del aceite de oliva, como jarras de aceite, cacillos, capachos, depositos etc.

 

Jarras de Aceite

 

En definitiva, cualquier amante del mundo del aceite de oliva virgen extra (AOVE) y todo lo que lo rodea, no puede permitirse ignorar este lagar si está visitando la zona.

Añadimos a continuación la información necesaria si has decidido visitarlo:

 

Horarios

Verano – De abril a septiembre: 10:00-13:00 / 14:00-18:00
Invierno -Desde octubre a marzo: 09:30-13:00 / 14:00-17:30
Cerrado : el 1 de enero; En EL Festivo municipal (3º lunes después de la Pascua) y el día 25 de diciembre

Contacto

Lagar das Varas

  • +351 277 202 900
  • +351 277 202 944

 

 

¿Y TÚ?

¿CONOCÍAS «EL LAGAR DE VARAS»?